Cómo planificar una historia con la escaleta

Si alguna vez has leído una novela que utiliza muchos puntos de vista como las de Canción de Hielo y Fuego o has visto una serie de televisión en la que las escenas no se suceden en orden cronológico como Westworld, es probable que te hayas preguntado cómo lo hacen.

Cómo es posible crear una historia tan compleja, y que no acabe llena de inconsistencias y agujeros de guion.

Y te habrás imaginado a estos escritores encerrados en su habitación, con una barba de una semana y los ojos como platos por la cafeína mientras observan una pared llena de notas conectadas por hilo rojo.

La realidad es que crear una historia de este tipo no es tan complicado, si la planificas de la forma adecuada. ¿Y cómo se hace eso?

Muy sencillo. Utilizando la escaleta. ¿Y qué es eso?

Escaleta de los primeros capítulos de Juego de Tronos
Pues esto, es una escaleta. La literaria, que es la que nos interesa. La industria audiovisual tiene otra diferente.
Descarga mi planificador de novelas, y otros recursos para ayudarte a planificar tu próxima obra

Qué es la escaleta y para qué sirve

La escaleta es una lista de todos los eventos que tienen lugar en una historia, ordenados en orden cronológico. Puede utilizarse en cualquier tipo de historia (conozco escritores que la utilizan para relatos cortos), pero su utilidad crece cuanto más compleja es.

En la escaleta que he colocado más arriba a modo de ejemplo, la escaleta empieza en el prólogo de la primera novela de Canción de Hielo y Fuego, Juego de Tronos. Lo más probable es que la que utilizase George R.R. Martin, no obstante, empezase mucho antes. Al menos, durante la guerra civil que terminó con la destitución de la dinastía de los Targaryen y la coronación de Robert Baratheon. 

Para historias en las que ciertos eventos previos a la narración tengan mucha importancia, como en ese ejemplo, es interesante que la escaleta también los recoja. De este modo, te resultará más sencillo evitar inconsistencias y sin sentidos cuando estés escribiendo.

Como ya he dicho previamente, la escaleta también es muy útil para historias cuyos capítulos no estén ordenados de forma cronológicas. Sería muy útil, por ejemplo, para planear la novela Patria, que trata de la historia de dos familias de un pueblo vasco que se distanciaron a causa del terrorismo de ETA.

Finalmente, la escaleta puede ser interesante en historias con viajes en el tiempo, como la película de Doce Monos. No te voy a engañar, esta película puede ser, de por sí, bastante difícil de seguir. Pero incluso en una historia de este tipo más sencilla, la escaleta podría ayudarte, por ejemplo, a anotar las diferencias entre ambas líneas temporales.

Cuando utilizar la escaleta

La escaleta debería realizarse antes de empezar a escribir tu novela o relato, durante el proceso de planificación de la historia.

A grandes rasgos, el proceso de planificación quedaría de la siguiente manera:

  1. Desarrollas una idea básica, delimitas la historia que quieres contar.
  2. Elaboras un primer guion de esa historia, dándole estructura a esa historia (utilizando el viaje del héroe, o la estructura básica de un guion).
  3. Realizas la escaleta.

La mayoría de las historias tienen una serie de escenas en las que recae una carga dramática mucho mayor. Piensa en la primera novela de los Juegos del Hambre, el Episodio IV de Star Wars, o Luces del Norte, la primera entrega de la trilogía de La materia oscura.

Tener claras estas escenas, antes de ponerte a trabajar en la escaleta, puede ser de gran utilidad. Es habitual pensar primero en estas escenas y, a continuación, acomodar el resto de la historia a ellas.

Recomendaciones al crear una escaleta

Ten en cuenta que una escaleta es una herramienta principalmente de consulta y que tiene como objetivo evitar que tu historia tenga inconsistencias a nivel de guion. El documento debe, por tanto, ser muy visual, de modo que puedas obtener la información que estás buscando rápidamente.

Por este motivo, es importante hacer todo lo posible por hacer la consulta tan rápida como sea posible. Sé escueto. Limítate a decir QUÉ pasa, no describas el CÓMO. Para eso ya tendrás tiempo.

Puede ser interesante, además, incluir otros elementos visuales que te ayuden a navegar por la escaleta. Por ejemplo, podrías asignar un color de fondo o de letra a cada personaje o alguna otra marca visual.

Finalmente, recomiendo utilizar el formato de tabla resulta idóneo cuando elabores una escaleta, especialmente si va a incluir más de una personaje. De este modo, podrás colocar en una misma fila aquellos eventos que tienen lugar de forma concurrente. Este es el motivo, de que la imagen de ejemplo en el título utilice Excel, aunque no es necesario de ningún modo.

¿Te ha gustado esta entrada? Compártela en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on tumblr
Share on email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mostrar botones
Ocultar botones

recursos muggle para escritores escépticos

planifica tu próxima novela con estos materiales gratuitos