Consigue una imagen para tu portada respetando la propiedad intelectual

Uno de los principales problemas de un escritor que puede estar pensando en autopublicar es, precisamente, cómo conseguir una buena portada.

¿Debería hacérsela él, o contratar a alguien? Si decide hacerlo, ¿a quién debería contratar? ¿Cómo estar seguro de que no incumples derechos de autor al utilizar una imagen?

Son muchas preguntas. Algunas de ellas tocan aspectos legales, que a mí, por lo menos, me preocupan bastante. Si también es tu caso te recomiendo que sigas leyendo.

Cómo obtener una imagen para tu portada respetando la propiedad intelectual

Te voy a ser sincero. Todos hemos utilizado esta herramienta y la mayoría de las veces, al hacerlo, te limitas a coger la primera imagen que encuentras y pegarla en tu power point o en el trabajo escrito que tienes que entregar en un par de días.

Si es para uso personal, no hay problema.

El problema viene cuando esa imagen va a formar parte de la portada de un libro que has puesto a la venta en Amazon. Porque claro, ahí ya hay un interés comercial, y si has obtenido esa imagen sin permiso de su autor (salvo excepciones que veremos a continuación) te puedes buscar problemas.

Para evitar estos problemas sin renunciar a Google Imágenes, haz clic en búsqueda avanzada de imágenes. Al hacerlo, aparecerá una ventana con una docena de campos a rellenar.

Puedes ignorar la mayoría.

Abajo del todo, en color azul, tienes el apartado «derechos de uso» en color azul. Mi recomendación es que escojas la opción de «utilizar, modificar o compartir libremente, incluso con fines comerciales».

Verás que el número de imágenes se reduce drásticamente.

Por este motivo, en esta entrada te ofrezco alternativas que pueden resultarte de utilidad.

Los bancos de imágenes

Salvo contadas excepciones, los bancos de imágenes son la opción más sencilla y rápida si estás buscando una imagen para tu portada. A nivel legal, te ahorras la incertidumbre de sacar una imagen en Internet.

Y además, debido a la ingente cantidad de imágenes disponibles, va a ser difícil no encontrar algo que sirva para ti.

Existen bancos de imágenes de pago, como Adobe Stock o Shutterstock. Aunque son de pago, ambos tienen una prueba gratuita, por lo que pueden servirte en casos puntuales.

Una alternativa que no requiere una suscripción es Flickr, aunque en esta plataforma, al igual que en Google Imágenes, deberías usar los filtros de búsqueda y escoger una opción que permitiese modificar la imagen y su uso para fines comerciales.

Finalmente, también puede ser interesante el editor de imágenes online de Canva. Esta aplicación pone a disposición de sus usuarios cientos de imágenes. Existen tres opciones: las gratuitas, las disponibles para usuarios de pago, y las que requieren de un pequeño desembolso económico.

La principal desventaja de los bancos de imágenes es el riesgo de que la imagen que escojas ya se haya utilizado en otro libro. Esto no es un problema a nivel legal.

Pero, a ver. Igual no te hace mucha gracia. A mí no me la haría.

Para asegurarte de que no es el caso, te recomiendo que uses la función buscar por imagen de Google Imágenes.

Para abrirla, haz clic en el botón de la cámara al lado de la barra de búsqueda.

La licencia Creative Commons

No te voy a engañar. Los bancos de imágenes son, probablemente, la opción más sencilla y cómoda.

¿El motivo?

Que te quitas de preocupaciones.

Existe la posibilidad, no obstante, de que quieras buscar más allá de estos bancos. Si es el caso, te recomiendo que sepas cómo funciona Creativa Commons.

¿Qué es Creative Commons?

Creative Commons es un sistema alternativo al copyright, abierto y gratuito. También es mucho más rápido que la propiedad intelectual tradicional, dado que te ahorras un montón de papeleo.

Todos estos factores hacen que sea muy, muy utilizada en las redes sociales y otras plataformas online por todo tipo de artistas.

Incluidos escritores.

Si quieres conocer en profundidad cómo funciona, te recomiendo que visites este enlace de la propia web de Creative Commons.

Este tipo de licencia tiene un total de cuatro restricciones, que pueden combinarse hasta forma seis licencias diferentes:

Los tipos de licencia

  • Reconocimiento: puedes utilizar la imagen para cualquier propósito, incluso comercial. El único requisito es que reconozcas a su autor original.
  • Reconocimiento + Compartir Igual: cualquier producto derivado de esa imagen debe utilizar esta misma versión de la licencia Creative Commons. Acuérdate de reconocer al autor original de la imagen.
  • Reconocimiento + Sin obra derivada: Una portada cuenta como obra derivada, así que olvídate de utilizar la imagen en este caso. Si que podrías, no obstante, utilizarla como imagen interior si no realizases ninguna modificación.

Las otras tres opciones indican, no obstante, indican «Uso no comercial». Por precaución, mi recomendación es que ignores estas imágenes. O si te mueres de ganas de usarla, que contactes con su autor para negociar la posibilidad de usarla.

Puedes pensar «pero Wattpad no me da dinero» y decidir usarla. Yo, personalmente, no me pillaría los dedos.

Tal vez me pase de precavido.

Pero dado que no sé qué uso le voy a dar a esa imagen en el futuro, preferiría no pillarme los dedos.

Pide una imagen a comisión o adquiere los derechos a utilizar una ya creada

Esta es potencialmente la opción más cara. Aunque siempre depende de la persona a la que decidas contratar.

Si decides decantarte por esta opción, no obstante, quiero que tengas en cuenta una cosa:

No es lo mismo ser ilustrador que diseñador gráfico.

¿Por qué digo esto? Porque alguien puede tener unas habilidades de dibujos impresionantes, pero no saber cómo hacer una buena portada.

Existen una serie de conocimientos teóricos específicos.

¿Te ha gustado esta entrada? Compártela en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on tumblr
Share on email

guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Commentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Mostrar botones
Ocultar botones