Guía básica para maquetar con Writer

Antes de ponernos con esta entrada, voy a dejar clara una cosa. Open Office Writer, al igual que Microsoft Word, no es un programa de maquetación. Es un procesador de textos. Por ello, tiene unas limitaciones que no encontrarás en programas como Adobe Indesign o Scribus.

El objetivo de esta entrada, por tanto, no es crear un libro (digital o electrónico) preciosísimo y lleno de florituras. Es darte los conocimientos para maquetar un libro sencillo pero funcional, que puedas vender sin avergonzarte de tu trabajo.

Si eso es lo que estás buscando, estás en el sitio correcto.

No voy a extenderme mucho. Pero es importante empezar por aquí, antes de que te metas en todo este lío de maquetar tu propio libro.

Autopublicar, para muchos escritores, merece la pena. Ya te digo que no eres el primero al que se le ocurre. Pero hacerlo requiere que hagas muchas tareas «aburridas». Entre ellas, la promoción. Corrijo. Sobre todo, la promoción.

Si esto te está empezando a sonar agotador y la idea de buscar una editorial tradicional te empieza a parecer más atractiva, tengo una mala noticia. En el 95% de los casos, incluso si trabajas con ellas, vas a tener que encargarte de la promoción de tu obra casi tanto como si autopublicases. Salvo que seas un escritor consolidado, no vas a poder quedarte en tu mundo mientras otros se encargan de decir lo maravilloso que eres.

Tus opciones, por lo tanto, son las siguientes:

    • Autopublicar en una plataforma como Wattpad o Megustaescribir, de monetización bastante complicada.
    • Autopublicar con el método Juan Palomo, que es por lo que estás aquí, porque te resulta más económico.
    • Autopublicar a través de una empresa como Círculo Rojo o Letrame. Si pides un número determinado de copias, incluyen en el precio la corrección y maquetación de tu obra, además de otros servicios para facilitarte la difusión y promoción de tu obra. Esto, obviamente, cuesta bastante más dinero.
    • Publicar con una editorial de tamaño pequeño o mediano, que se encargará de la corrección, la maquetación y publicación. También puede echarte un cable con la promoción de tu obra durante las primeras semanas. Las condiciones dependen del contrato que firmes.

Todos los métodos tienen sus ventajas, y también sus inconvenientes. Es importante, por tanto, que consideres tus prioridades antes de tomar una decisión y analices qué expectativas tienes. ¿Ya lo has hecho? Pues manos a la obra.

Antes de empezar a maquetar

Los tipos de fuentes y cómo utilizarlas

Existen tres tipos diferentes de fuentes, y cada una sirve para distintas cosas. Usarlas adecuadamente al maquetar es imprescindible para dar a tu libro un aspecto profesional:

Ejemplo de fuente con serif

Las fuentes con serif, como Garamond o Times New Roman, tienen unos pequeños remates en la parte inferior de los caracteres, que guian al lector e impiden que se cambie de línea por error. Se utilizan en los libros escritos y, habitualmente, también en ebooks. El grueso de nuestro manuscrito debería usar fuentes de este tipo.

Ejemplo de fuente sans serif

Las fuentes sans serif (como Arial), carecen de estos remates en la parte inferior y se utilizan especialmente para páginas web. Nuestro manuscrito podría utilizar este tipo de fuente para los títulos de los capítulos.

Ejemplo de fuente decorativa

En este saco incluiríamos todas las demás fuentes. Se incluirían aquellas que imitan la escritura a mano o las fuentes personalizadas de las portadas muchas novelas de género fantástico, por dar algunos ejemplos. Recomendaría este tipo de fuentes para el título de la obra y otros pequeños detalles, pero debe evitarse en el cuerpo del texto.

Guía básica para Microsoft Word

También dispongo de una guía básica para el procesador de textos de Microsoft.

Cómo maquetar con estilo(s)

Los estilos son probablemente la mejor función para maquetar que tienen los procesador de texto modernos. La cantidad de tiempo que ahorras una vez te acostumbras a usarlos es mucho mayor al tiempo que vas a tardar en aprender a hacerlo.

En OpenOffice Writer aparecen en la barra lateral derecha, dos iconos por encima de la brújula. Al configurarlos, podemos dar al programa en cuestión una serie de instrucciones (color, fuente, tamaño, márgenes, alineación…) que se aplicarán automáticamente cuando seleccionemos dicho estilo.

Y, si en algún momento quieres cambiar el tipo de letra de los títulos de tus capítulos, al cambiar el estilo se modificará automáticamente todo el texto que lo utilice.

Además, si aplicas un estilo de Título a tus capítulos, puedes crear un índice automáticamente.

Los estilos que debería tener tu manuscrito

Esos tres, en un principio, son lo mínimo e imprescindible. Si quieres dividir tu novela en partes además de capítulos, necesitarías un estilo de «Título 2». Y si tu novela tiene una carta, y quieres resaltar que no es texto normal, podrías crearle un estilo diferente.

Cómo crear, eliminar y modificar un estilo en OpenOffice Writer

La plantilla por defecto, a la que habrás recurrido de forma habitual tiene varios estilos predeterminados (Normal, Sin espacio, Título 1, Título 2, Título, entre otras), que podemos modificar libremente para ajustarlos a nuestro texto.

Si solo vas a utilizar los estilos básicos que menciono en el apartado anterior, con modificar los existentes tienes de sobra. Por si acaso quieres crear otros nuevos, no obstante, también dedico un apartado a ello.

Respecto a eliminar los estilos existentes y que nos sobran, no es posible hacerlo.

Cómo modificar un estilo en OpenOffice Writer

Para trabajar con estilos en Open Office Writer, recomiendo utilizar la barra lateral, que debería aparecer en el lado derecho de la ventana. De no aparecer, puedes activarla desde el menú superior, haciendo clic en Ver y luego en Barra lateral. Así pues, manos a la obra:

La imagen de la derecha muestra la barra lateral desplegada con la opción de propiedades. El primer paso es hacer clic en el cono con confeti, que te mostrará los estilos de tu documento. En caso de que no aparezca, haz clic en el botón que aparece en la esquina superior derecha para marcar esta opción como visible.

En la parte superior, justo debajo del texto Estilos y formateo, aparecen cuatro opciones. Estilos de párrafos, estilos de carácter, estilos de marco y estilos de página. Para esta apartado, solo vamos a prestar atención a los dos primeros; más adelante, en el apartado de Dimensiones de página, márgenes y encabezados veremos los Estilos de página.

En el recuadro desplegable que aparece en la parte inferior de la barra lateral, recomiendo escoger Estilos de texto, si no aparece como predeterminado, ya que en una novela o una colección de relatos rara vez vas a usar más de cuatro o cinco estilos. Haz clic derecho en uno de los estilos (menos Encabezado y Predeterminado, por ahora) y selecciona Modificar.

La pestaña que aparece por defecto, es Administrar. En esta vemos tres opciones.

Esta información se corresponde a cómo se maqueta en España. Si crees que alguna de las normas de las que hablo es incorrecta, compruébalo en Google u observa los libros que tienes en casa.

  • Nombre: permite cambiar el nombre del estilo.
  • Estilo siguiente: este nos permite elegir, qué estilo queremos que se aplique automáticamente cuando pulsamos la tecla enter y cambiamos de párrafo. Esto puede ser útil, por ejemplo, para no tener que seleccionar el estilo Cuerpo de texto después de haber escrito el título de un capítulo con Encabezado1.
  • Vinculado con: Este apartado nos permite designar un estilo «padre» del que tenemos abierto. Si, por ejemplo, Vinculásemos Cuerpo de Texto a Predeterminado y cambiásemos la fuente del segundo, también cambiaría la fuente del primero.
Como en esta entrada solo vamos a centrarnos en lo básico, no vamos a ver todas las pestañas que aparecen en esta ventana. Las opciones más importantes son las siguientes:
 
  • Sangrías y espacios: Permite modificar las sangrías, el interlineado y los espacios. En este apartado, recomiendo reducir a 0cm todas las sangrías, a excepción de la de primera línea, que puedes ajustar entre 0,5 y 0,8cm para el cuerpo del texto (estilo Predeterminado). Del mismo modo, recomiendo reducir el espacio encima y debajo del párrafo a 0cm, y mantener el interlineado como Sencillo.
  •  Alineación: recomiendo una alineación Justificada, con la última línea a la izquierda.
  •  Fuente: para el cuerpo del texto, recomiendo una fuente con seriff, como Times New Roman o Garamond a tamaño 10-12. En los títulos puedes elegir otro tipo de letra.
  • Flujo de texto: aquí puedes elegir si quieres que las palabras se corten al llegar al final de una línea o prefieres que el texto se ajuste al espacio de la línea para evitarlo. También puedes ajustar el número mínimo de caracteres para que esto se aplique.
  •  Iniciales: Esto sirve para introducir una letra capitular, en caso de que quieras utilizarlas en el primer párrafo de un capítulo. Para activarla, haz clic en Mostrar iniciales. Lo más habitual es destacar de este modo solo la primera letra de un capítulo. Si quieres incluirla, deberías crear un estilo de texto que se llamase Primer Párrafo basado en el Predeterminado. Salvo por la ausencia de la sangría de primera línea y la adición de esta inicial, los parámetros de este estilo serían idénticos al de Predeterminado.

Cómo crear un estilo en Open Office Writer

Para crear un estilo en Open Office Writer, es tan sencillo como hacer clic derecho en la barra lateral de estilos y seleccionar Nuevo. Si hacemos clic derecho sobre un estilo ya creado al hacerlo, el nuevo estilo estará vinculado al que hemos seleccionado de forma automática.

Una vez haya aparecido la ventana, veremos que la opción Categoría puede ser modificada. Las más habituales son Estilos de texto (párrafos y encabezados) y las de lista (numerada o sin numerar).

Ejemplo: La historia interminable

En La historia interminable, se utiliza un color diferente para los capítulos dedicados a Bastian y Atreyu. Para maquetarlo, lo idóneo, en este caso, sería crear un estilo "Normal-Atreyu" y un "Normal-Bastian", que dependa del estilo Normal.

Dimensiones, márgenes y números de página

Una de las principales diferencias cuando maquetas un eBook o un libro en papel, es que el primero no tiene números de página. Los lectores electrónicos permiten a sus usuarios cambiar el tipo y el tamaño de la letra. Como la maquetación es fluida, no tiene sentido incluirlos.

Si es necesario, no obstante, incluir un índice con enlaces a tus capítulos. Esto mejora la navegación del libro. En los libros en papel, en cambio, no es necesario incluir un índice, aunque sí los números de página. Si tienes pensado maquetar para ambos formatos, te recomiendo crear dos archivos diferentes.

Los estilos de página

Una de las mayores diferencias entre Microsoft Word y Open Office Writer, es que este último incorpora Estilos de página, una herramienta muy utilizada en programas de diseño. Para esta entrada, en lugar de ver su funcionamiento en profundidad, modificaremos los Estilos de página Índice y Predeterminado para adaptarlos a nuestras necesidades.

Para abrir la ventana de Estilos de página, presiona F11 o haz clic en el cuarto icono en la pestaña Estilos y formateo.

Una vez abierto lo hayas hecho, haz clic derecho en el Estilo de página Predeterminado. Debería aparecernos la siguiente ventana:

A continuación vamos a realizar unas modificaciones a los parámetros que le darán a nuestro manuscrito el aspecto que deseamos.

En primer lugar, en la pestaña página, realizaremos los siguientes cambios:

  1. En formato de papel, escogeremos DIN-A5. Este formato es habitual, pero no obligatorio.
  2. En Diseño de Página, abriremos el desplegable y escogeremos reflejado. Hecho esto, los márgenes Izquierdos y Derecho deberían haber sido sustituidos por Interior y Exterior.
  3. Modificamos lo márgenes de la siguiente manera:
    • Interior: 2cm
    • Exterior: 2,8cm
    • Superior: 2cm
    • Inferior: 2,8cm

Números de página

Es importante que decidas dónde quieres que aparezcan los números de página. Una vez lo hayas hecho reduce en 0,5cm el margen superior o inferior según la posición que hayas escogido. Esto solo afecta al estilo Predeterminado.

Cuando hayas terminado con el Estilo predeterminado, modifica del mismo modo el estilo de Índice. Aplica los márgenes sin encabezado y pie de página, dado que no vamos a utilizarlos en el índice y elimina el encabezado y el pie de página. Haz clic en aceptar. Una vez hayas hecho estos cambios, haz clic en las páginas que no quieras que tengan números de página y aplícales el estilo Índice.

Cómo numerar las páginas automáticamente

Si vas a publicar tu manuscrito en papel, lo más habitual es incorporar números de página en el encabezado o en el pie de página. No obstante, no todas las páginas suelen tener esta numeración: comprueba el índice, la página con los datos técnicos y la de los agradecimientos y verás que no aparecen. Como el objetivo de esta entrada es que tu libro tenga la apariencia más profesional posible, no solo vas a aprender a insertar números de página (lo cual resulta relativamente sencillo), sino a que la numeración se inicie en la página que prefieras.

Antes de empezar a enumerar las páginas, vamos a tener que configurar las páginas de nuestro manuscrito. Hecho esto, vamos a hacer clic en Insertar, ir a Encabezado o Pie de Página y hacer clic en Predeterminado.

Al hacer esto, debería aparecer un recuadro en la parte inferior o superior de la página. Por norma general, el texto que escribamos en este espacio se repite en los encabezados de todas las páginas del documento. El siguiente paso es, después de haber hecho clic en el Encabezado o Pie de una de nuestras páginas, hacer clic en Insertar, Campos, Números de página.

Llegados a este punto, la numeración debería aparecer correctamente, salvo por un pequeño problema, que vamos a solucionar en el siguiente apartado, en el que aprenderás a modificar y aplicar Estilos de página.

Cómo crear una tabla de contenidos o índice

Una vez hemos aplicado estilos de Título a los capítulos o partes de nuestro manuscrito, crear una tabla de contenidos o índice resulta muy sencillo. Según el formato al que vaya destinado tu manuscrito (eBook o físico), hay que tener en cuenta un par de detalles:

  • Dado que los eBooks no usan números de página, nuestro índice tampoco debería tenerlo si lo estás preparando para este formato.
  • Del mismo modo, es interesante marcar la opción de enlaces internos (como veremos más adelante), si vas a destinarlo a formato electrónico, pero no a papel.

Para crear un Índice en Open Office Writer, haz clic en Insertar y a continuación en Índices y tablas. Al hacerlo, debería aparecerte esta ventana:

Ventana Insertar Índice

La primera pestaña que aparece, llamada Índice, te permite seleccionar el tipo de índice que prefieras y darle un nombre. Por norma general, recomiendo mantener marcada la opción de Protegido contra modificaciones manuales.

Lo más importante de este apartado, es ajustar la opción Evaluar hasta nivel. Antes de escoger la cantidad de niveles, debes pensar en los estilos que has utilizado. Si escoges un nivel, el índice contendrá el texto que use el estilo Encabezado1. Y si escoges dos, aquellos que tengan los estilos de Encabezado 1 y 2, y así sucesivamente.

Por último, vamos a hacer clic en la pestaña Entrada, que nos permitirá modificar el índice de acuerdo a las necesidades del formato digital (el índice por defecto no tiene enlaces y tiene marcadas las páginas, por lo que habrá que cambiarlo si quieres utilizar este documento como base para crear tu propio eBook).

Cómo insertar un índice en Writer 2

El primer paso, va a ser eliminar los elementos sobrantes en la estructura. Te recomiendo tener marcada la opción de Previsualización, en el extremo inferior derecho, para ver las consecuencias de este proceso. Los elementos que vamos a borrar son # (los números de página) y T (el tabulador, o espacio punteado entre el texto y el número de página). Para borrarlo, haz clic en estos botones y pulsa la tecla Supr. del teclado.

El siguiente paso, es convertir el texto de nuestro índice en un enlace. Para ello, haz clic en el espacio entre E# y E y selecciona hiperenlace; a continuación, haz clic en el espacio después de E y selecciona hipervínculo de nuevo. El estilo de carácter Enlace de Internet aparece por defecto, y le da al texto un color de letra azul y un subrayado. Puedes mantenerlo, para destacar que son enlaces o, si lo prefieres, elegir Enlace de índice para que aparezcan de color negro y sin subrayado.

Una vez hayas terminado, comprueba que aparecen los capítulos de forma adecuada y haz clic en el texto mientras mantienes pulsado Ctrl. Si los enlaces funcionan correctamente, debería llevarte automáticamente al capítulo que has hecho clic.

En caso de que algunos capítulos, partes, o relatos no aparezcan en la tabla de contenido, comprueba que estos tienen asignado el estilo adecuado. Cuando hayas terminado, haz clic derecho en el índice y selecciona actualizar el índice o tabla.

Cómo crear una portada

Para un eBook, esto es relativamente sencillo. Para un libro en papel, en cambio, es un poco más complicado. La opción más recomendable, desde mi punto de vista, va a ser que le encargues a alguien la elaboración de la portada. Al fin y al cabo, es lo primero que ve un lector potencial y, por tanto, el peor sitio para reducir gastos.

Si pese a esta recomendación, quieres seguir adelante, a continuación te explico como maquetar una portada en ambos formatos.

Cómo maquetar una portada para un ebook

En caso de que decidas crear una portada tú mismo y no tengas conocimientos de Photoshop, recomiendo que utilices la plataforma Canva. Esta aplicación de diseño gráfico es muy sencilla, puede usarse desde tu navegador y dispone, además, de una guía paso a paso para elaborar tu portada.

Lo más importante, en este caso, es la búsqueda de la imagen para tu portada. Si te sientes generoso, puedes encargar a algún artista de Instagram, Reddit, o cualquier otra plataforma que cree una imagen para tu portada. En caso contrario, existen muchas plataformas (como Pinterest o Flickr) donde puedes buscar imágenes sin copyright o que tengan una licencia Creative Commons.

Dado que vas a darle un uso comercial a esa imagen, es de vital importancia que te asegures que no estás incumpliendo las leyes de propiedad intelectual, para evitar posibles consecuencias legales si el autor de la imagen descubre que la estás utilizando sin su consentimiento o la retribución adecuada. Cuidado con esto, de verdad.

Cómo maquetar una portada para un libro en papel

Si quieres publicar tu libro en papel, mi recomendación es que conviertas el documento de Writer con tu maqueta a formato PDF, y que contactes con la imprenta. Una vez sepas el papel que vas a utilizar, así como el número de páginas, sabrán el grosor del lomo, información que necesitas para elaborar la portada

Servicios de autopublicación como Amazon KDP o Bubok disponen de un programa diseñador de portadas para hacer este proceso más fácil al escritor con pocos conocimientos técnicos. Si es tu caso y no quieres contratar un diseñador gráfico para la portada, te recomiendo utilizar estos servicios. En este enlace Amazon te explica el proceso y los requisitos para elaborarla.

¿Y ahora qué?

Si tu objetivo era publicar en papel, enhorabuena, has terminado. Si tu objetivo, en cambio, era publicar en formato digital, esta historia tiene segunda parte. Con tu maqueta abierta, haz clic en Exportar a, y escoge EPUB. Para dar unos últimos retoques a tu documento te recomiendo visitar mi entrada sobre cómo maquetar un eBook con Sigil.

¿Te ha gustado esta entrada? Compártela en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on tumblr
Share on email

guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Commentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Mostrar botones
Ocultar botones