Cómo maquetar un libro en Word desde el minuto cero (y por qué)

Si estás aquí, lo más probable es que seas un escritor que quiere autopublicar y hayas pensado que igual podrías maquetar tú mismo tu manuscrito.

La primera pregunta probablemente sea: ¿es esto posible?

La respuesta es, indudablemente, sí.

Ahora bien, ¿es fácil? No me atrevería a decir un sí rotundo. Pero si lo que buscas es crear una versión en papel básica y funcional, sí puedes hacerlo en Microsoft Word.

Y si quieres crear una versión digital también puedes utilizar ese mismo documento como base. No obstante, también vas a necesitar recurrir a otros programas como Sigil, del que hablo en esta otra entrada del blog.

Finalmente, y antes de entrar en materia, me gustaría agradecer a Ana, de Letrana, por haberme ayudado a corregir esta entrada y haberme aconsejado (como profana en la materia) formas de mejorarla. Aquí os dejo un enlace a su web.

Cómo maquetar con Word desde el minuto cero y por qué

Los tipos de fuentes y cómo utilizarlas

A rasgos generales, existen tres tipos de fuentes: con serif, sin serif y las decorativas. A continuación, y en pocas palabras, puedes ver cómo son, qué las diferencia y dónde deberías utilizarlas para hacer tu ebook:

Ejemplo de fuente con serif

Las fuentes con serif, como Garamond o Times New Roman, tienen unos pequeños remates en la parte inferior de los caracteres, que guían al lector e impiden que se cambie de línea por error. Se utilizan en los libros escritos. El grueso de nuestro manuscrito debería usar fuentes de este tipo.

Ejemplo de fuente sans serif

Las fuentes sans serif (como Arial), carecen de estos remates en la parte inferior y se utilizan especialmente para páginas web. Nuestro manuscrito podría utilizar este tipo de fuente en los capítulos.

Ejemplo de fuente decorativa

En este saco incluiríamos todas las demás fuentes, como aquellas que imitan la escritura a mano o las fuentes personalizadas de las portadas muchas novelas, por ejemplo, de género fantástico. Recomendaría este tipo de fuentes para el título de la obra y otros pequeños detalles, pero debe evitarse en el cuerpo del texto.

Algunas de las páginas desde las que puedes obtener fuentes de manera gratuita si buscas algo más allá de las alternativas que ofrece tu Word o Libre Office, son Google Fonts, FontSquirrel y FontSpace.

Cómo añadir un atajo para la raya o guion largo en Word

Por algún motivo Microsoft Word no tiene asignada ninguna combinación de teclas al guion largo por defecto.

Y esto es un problema, ya que el guion largo es muy importante en la ficción en español, por lo que, si quieres saber cómo asignarlo, te recomiendo que veas este vídeo o leas esta entrada del blog.

Qué son los Estilos y por qué es (casi) imposible prescindir de ellos

El uso de estilos es vital para el proceso de maquetación y, cuando te hayas acostumbramo a ellos, una de las mejores herramientas de los procesadores de texto modernos. En Microsoft Word aparecen en la pestaña de «Inicio» en el menú superior.

Al configurarlos podemos asignar parámetros como el color, la fuente, el tamaño de letra o las sangrías, que se aplicará de forma automática a todo el texto del documento al que hayas asignado dicho estilo.

De este modo, la próxima vez que quieras cambiar el título de tus capítulos de Arial a Times New Roman, no tendrás que seleccionar el texto de cada uno por separado y aplicar este cambio de forma manual. Suena bien, ¿no?

El uso correcto de estilos de Título, además, te permite crear índices de forma automática, como veremos en un apartado más adelante.

Los estilos que debería tener tu manuscrito

Estos los que recomiendo añadir a la lista anterior:

A continuación, vamos a ver cómo modificar los estilos existentes o crear nuevos estilos en Word, con el objetivo de que se ajusten a tus necesidades. Tienes disponible esta información tanto en formato de vídeo.

Cómo crear, eliminar, y modificar un estilo en Word

En las versiones más modernas de Word el cuadro de estilos aparece en la parte superior del programa en un cuadro bastante visual. La plantilla por defecto tiene varios estilos predeterminados (Normal, Sin espacio, Título 1, Título 2…), que podemos modificar libremente.

Cómo modificar un estilo en Word

Empezamos por lo sencillo. Word es un programa hecho por Microsoft, y esta es una empresa norteamericana. Así que los estilos por defecto aplican estándares distintos a los del español.

El estilo «Normal» por defecto de Word, por ejemplo, no tiene sangrado de primera línea y asigna un espacio en blanco al principio y final de cada párrafo, por lo que es el primero que hay que cambiar. Haz clic derecho en el estilo «Normal» y a continuación en «Modificar».

Aparecerá esta ventana. Aquí puedes modificar los elementos más básicos del estilo. El apartado «Nombre» te permite cambiárselo y el apartado «Estilo siguiente» nos permite que el texto cambie de estilo automáticamente al pulsar la tecla Enter.

Si bajamos a las opciones de formato, tenemos dos filas. En la primera, recomendamos cambiar la fuente predeterminada (Calibri en el estilo Normal) por una fuente con serif como Garamond y aumentar el tamaño a 12. Salvo que estemos modificando un estilo de título, ignora la negrita, cursiva y subrayado. Si haces clic en el cuadro que tiene escrito «Automático» puedes cambiar el color del texto.

Hecho esto, pincha en Formato (esquina inferior derecha) y luego en Párrafo.

De esta ventana, podemos ignorar el apartado «General», ya que estamos aprovechando estilos ya existentes y hemos escogido la alineación previamente.

Del apartado «Sangría«, hacemos clic en el cuadro de «Especial» y cambiamos (ninguno) por sangría de primera línea. Generalmente un margen de entre 0,5 y 1cm debería ser suficiente.

El apartado de «Espaciado» permite modificar la distancia entre párrafos del texto. Existen dos opciones, Anterior (antes del párrafo), o posterior (después párrafo). Para el estilo «Normal» lo ideal es colocar ambos a 0, aunque en los estilos de Título es conveniente aplicarlos.

Si vas a autoeditar tu libro, te recomiendo el interlineado Sencillo o 1.15, pero si vas a enviar tu libro a un concurso o una editorial, deberías prestar atención a sus requisitos.

Cómo crear un estilo en Word

Word también te ofrece la posibilidad de crear estilos nuevos.

El primer paso para crear un estilo nuevo es hacer clic en el extremo inferior derecho del recuadro de estilos. Debería aparecerte una barra de estilos, o bien en un lateral, o bien con un tamaño reducido en algún lugar de tu pantalla. En la parte inferior de esta ventana hay cuatro botones diferentes: haz clic en el que tiene «A+» escrito.

Te aparecerá la misma ventana que cuando modificas un estilo. Pero habrá algunas propiedades que antes no podíamos cambiar y ahora sí.

Mi recomendación es que el nombre de los estilos que crees sea corto, descriptivo y no utilice espacios o acentos. Al crear un estilo nuevo Word, nos da a elegir entre cinco tipos, pero para una novela es suficiente con conocer y usar estilos de párrafo.

«Estilo basado en» es una propiedad muy interesante ya que hace que el nuevo estilo herede características de uno ya existente. Si creásemos un estilo Título 2, basado en Título 1, y cambiásemos la fuente, el color u otras características de este último el cambio se aplicaría de forma automática a Título 2.

A excepción de estos detalles, crear estilos es idéntico a modificar uno ya existente.

Cómo eliminar un estilo en Microsoft Word

Lamentablemente, este programa no nos permite eliminar los estilos por defecto, aunque sí se puede eliminar los estilos creados por nosotros. Para ello, debemos hacer clic derecho en el estilo que deseemos eliminar en la barra lateral de estilos.

Diferencias al maquetar un libro en papel y uno electrónico

Aunque el contenido sea el mismo, el libro en papel y el libro electrónico tienen muchas diferencias. Si estás planeando maquetar tu libro en ambos formatos, por tanto, te recomiendo que crees dos archivos diferentes.

En uno, ajustarás tu documento para poder enviarlo a imprenta.

En el otro, harás todos los preparativos necesarios para que te resulte sencillo maquetarlo en Sigil.

A continuación, te explico brevemente las diferencias más importantes entre ambos formatos.

Libro en papel

Libro electrónico

Cómo crear un índice y numerar las páginas automáticamente

Recuerda que, a partir de ahora, tomarás decisiones distintas según el formato en el que estés trabajando, por lo que si vas a maquetar el libro para físico y digital deberías tener dos versiones del mismo documento.

Cómo crear una tabla de contenidos o índice

Una vez has aplicado estilos de Título a los capítulos o partes de tu manuscrito, crear un índice es muy sencillo.

Haz clic en Referencias en la parte superior, en Tabla de Contenido, y selecciona Tabla de contenido personalizada. Al hacerlo debería aparecerte esta ventana:

Tabla de contenidos personalizada - Word

Si estás editando el documento para crear un eBook, marca la opción de «Usar hipervínculos en lugar de números de página«. En caso contrario, no la hagas.

Debes prestar atención al apartado «Mostrar niveles». Dado que los títulos suelen estar estructurados en niveles (Título 1, 2, 3) de forma jerárquica y que es posible que no desees incluirlos todos en tu Tabla de contenido, es importante ajustarlos. Si, por ejemplo, tu manuscrito fuese una novela dividida en capítulos, con un nivel sería suficiente. Si tuviese capítulos y partes debes decidir si quieres que el índice muestre ambos o solo las partes.

Una vez hayas terminado de configurarlo, haz clic en «aceptar» y debería aparecer automáticamente. Recuerda que solo aparecerán los capítulos marcados con los estilos adecuados. Si el índice está incompleto repasa tu manuscrito, realiza las modificaciones pertinentes y haz clic en «Referencias» en el menú superior y en «Actualizar tabla».

Una vez hayas terminado, te recomiendo que añadas un salto de sección justo después de la tabla de contenidos. Esto te ayudará, más adelante, a numerar las páginas de tu manuscrito.

Cómo numerar las páginas automáticamente

Si vas a publicar en papel, es habitual insertar números de página en el encabezado o en el pie. No obstante, no todas las páginas deben ir numeradas. Si quieres comprobarlo, solo tienes que coger cualquier libro que tengas con casa.

Para poder imitar el trabajo de estos maquetadores profesionales, debes utilizar saltos de sección, no de página. Estos aparecen en el menú de «Disposición», «Saltos», de Microsoft Word. Una vez hayas hecho esto, haz clic en «Página siguiente impar».

Una vez hayas utilizado un salto de sección para separar tu índice del cuerpo del libro, haz clic en «Insertar» y «Números de página». Escoge la opción que más te interese y, una vez creada la numeración, haz doble clic en el número que aparece en la primera página después del índice. Al hacerlo, se abrirá el menú de «Diseño» de los números de página. En el apartado «Navegación«, desmarca «Vincular a la anterior». Cuando hayas terminado, haz doble clic en el número de página del índice y bórralo.

Si lo has hecho bien los números de página del índice y de todas las páginas anteriores deberían haber desaparecido.

Dimensiones de página, márgenes y encabezados

Al igual que en el apartado anterior, tomarás decisiones diferentes según el formato utilizado:

Descargar plantillas

Bubok, una plataforma de autopublicación, dispone de plantillas gratuitas que pueden ahorrarte bastante trabajo. Personalmente, recomiendo aprender a hacerlo tú mismo, pero son una buena alternativa.

Con nuestro documento de Word abierto, dirígete a la barra superior, haz clic en «Disposición», a continuación en «Márgenes» y finalmente en «Márgenes personalizados». Si has seguido las pautas de forma correcta, deberías ver la siguiente ventana:

En la pestaña Márgenes vas a realizar tres modificaciones:

  1. En el menú desplegable junto a Varias páginas vas a escoger la opción de Márgenes simétricos.
  2. Si hass escogido la opción correcta, los márgenes izquierdo y derecho habrán cambiado a Interior y Exterior.
  3. Aplica los siguientes márgenes.
    •  
    • Superior: 20mm
    • Inferior: 28mm
    • Interior: 20mm
    • Exterior: 28mm

En la pestaña «Papel» escoge «A5» en «Tamaño de papel». Si este no aparece, escoge tamaño personalizado y aplica un ancho de 14,8cm y un alto de 21cm (otro formato bastante habitual es el de 15×23).

En la pestaña «Diseño», no es necesario realizar grandes cambios, aunque algunas opciones pueden resultar interesantes:

    •  En el apartado de «Encabezado y pie de página», es posible marcar la opción «Pares e impares diferentes». Esto te permitiría, por ejemplo, tener en las páginas pares el título de tu libro de encabezado, y en las impares el autor.
    •  Si tu documento tiene encabezados y pies activos, haz clic en «Desde el borde» y aplica 1,5 cm al encabezado y 2cm al pie de página.
    • Mantén la alineación vertical como Superior.

Por qué no deberías añadir notas a pie de página

Si has llegado a este apartado frotándote las manos y pensando en cómo vas a demostrarle a todos lo mucho que has investigado para escribir esa novela histórica que estás a punto de poner a la venta en Amazon, voy a darte un consejo. Ve olvidándote de ello.

La prosa de ficción (cuentos, novelas, relatos…) no deben, por norma general, usar notas a pie de página.

Una novela no es una tesis. La gente la lee para entretenerse, no para que la bombardees con datos.

Por lo tanto deberías evitar este tipo de anotaciones, ya que aburren y por norma general interrumpen la lectura. Si quieres alardear de documentación, en lugar de estas notas deberías preocuparte en crear una ambientación creíble y sin inexactitudes históricas.

Cómo diseñar una portada (si quieres autopublicar)

A la hora de diseñar una portada es importante saber si vas a publicar en papel, en digital o en ambos formatos. Si quieres saber cuáles son tus opciones te recomiendo que visites esta entrada del blog.

La opción más recomendable, y estoy lo voy a decir siempre, va a ser que encargues tu portada a un profesional.

No a alguien que sepa usar Photoshop.

Ni que sepa dibujar.

Me refiero a un diseñador gráfico. Alguien que sepa que detrás de una portada hay una psicología que un ilustrador, por muy bueno que sea, no tiene porqué conocer.

En caso de que quieras crearla tú mismo es importante que sepas tres cosas:

  1. Cómo conseguir una imagen respetando la ley de propiedad intelectual.
  2. Una serie de ideas básicas sobre diseño, para poder crear una buena portada.
  3. Cómo usar una herramienta para poder crear dicha portada.

Para el primer punto, te recomiendo esta entrada del blog. Para el segundo y el tercero, te recomiendo que veas este vídeo:

En él explico cómo crear una portada para un libro electrónico o una historia en Wattpad.

La creación de una portada para un libro físico, no obstante, tiene ciertas variables que lo vuelven más complicado. Por ejemplo, el grosor del lomo, que varía según el tipo de papel y el número de páginas.

Si no tienes conocimientos técnicos y tu cuenta está vacía te recomiendo que utilices los diseñadores de portadas de plataformas como Amazon Kindle (también para la versión en papel en papel) o Bubok. Sus opciones son más limitadas, pero están pensadas precisamente para usuarios sin grandes conocimientos de maquetación.

Preparar un manuscrito para imprenta

Si vas a autopublicar pero no quieres pagar un número elevado de copias en papel por adelantado y tus conocimientos de maquetación y diseño gráfico son reducidos, recomiendo que optes por una plataforma de impresión bajo demanda como Amazon.

¿El motivo? Además de disponer de varias herramientas para ayudarte, tanto con la promoción como con la maquetación y el diseño de portadas, no te exigen una inversión inicial ni que encargues un mínimo de copias impresas.

Se encargan, sencillamente, de imprimir copias conforme tus lectores las compran al precio que tú hayas elegido.

Además, también disponen de la opción de comprar ejemplares como autor, en cuyo caso solo tienes que abonar los costes de impresión del título.

Cómo exportar a PDF en Microsoft Word

La mayoría de plataformas online y de imprentas te piden que les envíes tu manuscrito en formato PDF. De modo que, una vez tengas tu manuscrito listo, debes hacer clic en «Archivo», «Guardar como…»

A continuación, selecciona «Tipo«, y busca en el desplegable la opción «PDF«. Si tiene imágenes haz clic en «Herramientas» y en «Compresión de imágenes«.

En caso de que tu libro tenga fotografías a todo color escoge la opción de HD de 330ppp (píxeles por pulgada) para una máxima nitidez. La opción de 200ppp es suficiente, si quieres buena calidad pero que el archivo pese menos. La calidad necesaria es menor en las imágenes en blanco y negro que en color, y en digital que en papel.

Te habrás dado cuenta de que no he hablado sobre la inclusión de imágenes en un documento. Como Word no es un programa de maquetación tiene ciertas limitaciones.

Una de ellas, es que no permite los cortes a sangre, necesarios para un libro con imágenes a página completa. Si quieres saber qué es y por qué es tan importante, te recomiendo este enlace del blog de Printateca.

En caso de que estés creando un libro ilustrado Bubok , aplicará el corte a sangre por ti si sigues los pasos que explican en su web.

Prepara tu libro digital o ebook con Sigil

Si lo que buscas es publicar tu libro en formato digital, lo que tienes que hacer a continuación es hacer clic en Guardar como… y en tipo de archivo, escoger Página web filtrada. Una vez hayas hecho esto, te recomiendo visitar mi entrada sobre cómo maquetar un ebook con Sigil.

En esta entrada, aprenderás a pulir unos últimos detalles que darán a tu libro digital una apariencia profesional. También te explicaré qué hacer para asegurarte de que el libro no tiene ningún error y te informaré brevemente de las principales tiendas donde puedes subir tu libro.

¿Te ha gustado esta entrada? Compártela en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on tumblr
Share on email
guest
0 Commentarios
Inline Feedbacks
View all comments