Cómo maquetar un libro en Word desde el minuto cero (y por qué)

No voy a intentar venderos la moto. Maquetar una novela o una colección de relatos no es lo más divertido del mundo. Es una tarea que lleva tiempo y que al principio puede tenerte peleándote con el ordenador. Sin embargo, existen ciertas cosas que puedes (y deberías hacer) ANTES de haber terminado tu manuscrito y que ayudarán muchísimo a quien se encargue de esto.

Si eres tú, seguir estos consejos te permitirá ahorrar tiempo que podrás invertir en lo que de verdad importa: escribir. Y, si es otra persona, dará la impresión de que eres un profesional.

En esta entrada voy darte todas las instrucciones necesarias para que tengas tu manuscrito listo para su autopublicación en papel en una plataforma como Bubok. También desglosaré los requisitos previos que tu archivo .docx debe cumplir para que puedas crear un ebook con Sigil u otro editor similar.

Cómo maquetar con Word desde el minuto cero y por qué

Los tipos de fuentes y cómo utilizarlas

A rasgos generales, existen tres tipos de fuentes: con serif, sin serif y las decorativas. A continuación, y en pocas palabras, puedes ver cómo son, qué las diferencia y dónde deberías utilizarlas para hacer tu ebook:

Ejemplo de fuente con serif

Las fuentes con serif, como Garamond o Times New Roman, tienen unos pequeños remates en la parte inferior de los caracteres, que guian al lector e impiden que se cambie de línea por error. Se utilizan en los libros escritos. El grueso de nuestro manuscrito debería usar fuentes de este tipo.

Ejemplo de fuente sans serif

Las fuentes sans serif (como Arial), carecen de estos remates en la parte inferior y se utilizan especialmente para páginas web. Nuestro manuscrito podría utilizar este tipo de fuente para los capítulos.

Ejemplo de fuente decorativa

En este saco incluiríamos todas las demás fuentes. Se incluirían aquellas que imitan la escritura a mano o las fuentes personalizadas de las portadas muchas novelas de género fantástico, por dar algunos ejemplos. Recomendaría este tipo de fuentes para el título de la obra y otros pequeños detalles, pero debe evitarse en el cuerpo del texto.

Algunas de las páginas desde las que puedes obtener fuentes de manera gratuita si buscas algo más allá de las alternativas que ofrece tu Word o Libre Office, son Google Fonts, FontSquirrel y FontSpace.

Guía fácil para maquetar en Word

Si lo que buscas es aprender lo estrictamente necesario para maquetar tu libro te recomiendo esta otra guía. Sin teoría. Sin largas explicaciones. Solo lo imprescindible. En caso contrario, quédate aquí.

Cómo añadir un atajo para la raya o guion largo en Word

El guion largo es un elemento de gran importancia en un manuscrito pero, por algún motivo, Word odia a los escritores y no da facilidades para utilizarlo. Esto te puede llevar a buscar soluciones temporales como usar un doble guion que harían llorar a cualquier entendido. Y, si se trata de un editor, tirar tu manuscrito a la basura. Así que vamos a ponerle remedio a esto.

Hay programas como Scrivener o Writer que generan automáticamente este caracter si escribimos un guion dos veces (–) , pero en Word debemos crear un atajo. En mi caso, utilizo la secuencia «Ctrl+-«, aunque tú puedes escoger cualquiera que te resulte cómoda. Esto puede hacerse de la siguiente forma:

Uso del guion largo

Nunca, jamás, y bajo ningún concepto debes escribir un espacio entre un guion largo y la primera palabra de un diálogo.
Si no me crees, compruébalo en una novela que tengas en casa.

Haz clic en Insertar en el menú superior de Word y a continuación en Símbolo y Más símbolos.

En la ventana que aparezca, haz clic en Caracteres especiales.

Una vez hayas seleccionado el guion largo, presiona Teclas

Usa la combinación de teclas que hayas escogido y presiona Asignar.

Qué son los Estilos y porqué es (casi) imposible prescindir de ellos

El uso de estilos es vital para el proceso de maquetación y, una vez nos acostumbramos a ellos, una de las mejores herramientas de los procesadores de textomodernos. En Microsoft Word, son fácilmente accesibles desde la pestaña de Inicio en el menú superior.

Al configurarlos, podemos dar al programa en cuestión una serie de instrucciones (color, fuente, tamaño, sangrías, alineación…) que se aplicarán automáticamente cuando seleccionemos dicho estilo. Una vez acostumbrados a ellos, puedes ir olvidándote de aplicar el mismo formato manualmente y una y otra vez a los títulos de tus capítulos.

Al modificarlos, además, cambian de forma automática todos los elementos de nuestro manuscrito que los empleen. También nos permiten crear índices de forma automática. Créeme cuando te digo que una vez te hayas acostumbrado a usarlos, no podrás vivir sin ellos.

Los estilos que debería tener tu manuscrito

  • Título 1: Normalmente, se utilizará en los títulos de un nuevo capítulo. Puede utilizar una fuente distinta al resto del texto.
  • Párrafo Básico: El que más se verá en nuestro texto, con diferencia. Recomiendo una fuente con serif y un tamaño de 12 puntos, un sangrado moderado (0,5-0,8cm bastaría) y no dejar espacio entre párrafos.
  • Primer párrafo: A diferencia del Párrafo Básico, este no utiliza una sangría de primera línea. También puedes decidir aplicarle una letra capital o capitular, como veremos más adelante.

Estos los que recomiendo añadir a la lista anterior:

  • Título 2: Para aquellos textos en los que haya subcapítulos o se empleen fechas para dividir escenas. En novelas con partes o colecciones de relatos, los capítulos utilizarían este estilo y las partes o títulos de los relatos irían con el estilo Título 1.
  • P. Básico + Margen: En muchos manuscritos, se marca que un fragmento es una carta añadiéndole a los párrafos un margen mayor a izquierda y derecha y, en ocasiones, usando letra cursiva.

A continuación, vamos a ver cómo modificar los estilos existentes o crear nuevos estilos en Word, con el objetivo de que se ajusten a tus necesidades. También explicaré cómo convertir un documento en blanco en una plantilla, para que ahorres todavía más tiempo.

Cómo crear, eliminar, y modificar un estilo en Word

En las versiones más modernas de World (a partir de 2007), el cuadro de estilos aparece en la parte superior del programa en un cuadro bastante visual. La plantilla por defecto, a la que habrás recurrido de forma habitual tiene varios estilos predeterminados (Normal, Sin espacio, Título 1, Título 2, Título, entre otras), que podemos modificar libremente para ajustarlos a nuestro texto.

Cómo modificar un estilo en Word

Empezamos por lo sencillo. Dado que Word es un programa hecho por Microsoft, y Microsoft es una empresa norteamericana, no es de extrañar que la plantilla básica utilice estándares distintos a los del español. El estilo «Normal» por defecto de Word no tiene sangrado de primera línea y asigna un espacio en blanco al principio y final de cada párrafo. Si queremos que nuestro libro parezca hecho por un profesional, esto es lo primero que debemos cambiar. Así que haz clic derecho en el estilo «Normal» y a continuación en Modificar.

Lo primero que nos va a aparecer, es esta ventana. Aquí podemos modificar los elementos más básicos del estilo. El apartado Nombre nos permite cambiárselo y el apartado Estilo siguiente nos permite que el texto cambie de estilo automáticamente al pulsar la tecla Enter.

Si bajamos a las opciones de formato, tenemos dos filas. En la primera, recomendamos cambiar la fuente predeterminada (Calibri en el estilo Normal) por una fuente con serif como Garamond, y aumentar el tamaño a 12. Salvo que estemos modificando un estilo de título, ignora la negrita, cursiva y subrayado. Si haces clic en el cuadro que tiene escrito «Automático» puedes cambiar el color del texto.

Hecho esto, haz clic en Formato (esquina inferior derecha) y luego en Párrafo.

De esta ventana, podemos ignorar el apartado General, ya que estamos aprovechado estilos ya existentes y hemos escogido la alineación previamente.

Del apartado Sangría, hacemos clic en el cuadro de Especial y cambiamos (ninguno) por sangría de primera línea. Si nuestro manuscrito no va a ser publicado en DIN-A4 (el folio de toda la vida), un margen de entre 0,5 y 1cm debería ser suficiente. Para el estilo normal, recomiendo una sangría a Izquierda y Derecha de 0cm, aunque para otros estilos concretos sí que podría ser interesante añadir una sangría para distinguir este fragmento del resto del texto.

El apartado de Espaciado permite modificar la distancia entre párrafos del texto (opción que, como puedes ver, sí que utilizo en este blog). Existen dos opciones, Anterior (antes del párrafo), o posterior (después párrafo). Para el estilo «Normal» lo ideal es colocar ambos a 0, aunque en los estilos de Título es conveniente aplicarlos.

Si vas a autoeditar tu libro, te recomiendo el interlineado Sencillo, pero si vas a enviar tu libro a un concurso o una editorial, es posible que te pidan uno doble o de 1.5.

Cómo crear un estilo en Word

Otra opción de la que dispones, si quieres añadir más estilos a parte de los más básicos, es Crear estilos nuevos.

El primer paso para crear un estilo nuevo es hacer clic en el extremo inferior derecho del recuadro de estilos. Debería aparecerte una barra de estilos, o bien en un lateral, o bien con un tamaño reducido en algún lugar de tu pantalla. En la parte inferior de esta ventana podemos hay cuatro botones diferentes. Haz clic en el que tiene A+ escrito.

Te aparecerá la misma ventana que cuando hacemos clic en Modificar un estilo. Pero habrá algunas propiedad que antes no podíamos modificar y ahora sí.

Mi recomendación es que el Nombre del estilo sea corto, descriptivo y no utilice espacios o acentos. Al crear un estilo nuevo, Word nos da a elegir entre cinco tipos, pero para una novela es suficiente con conocer y usar estilos de Párrafo.

Estilo basado en es una propiedad muy interesante ya que hace que el nuevo estilo herede características de uno ya existente. Si creásemos un estilo Título 2, basado en Título 1, y cambiásemos la fuente, el color u otras características de este último el cambio se aplicaría de forma automática a Título 2.

A excepción de estos detalles, crear estilos es idéntico a modificar uno ya existente.

Cómo eliminar un estilo en Microsoft Word

Lamentablemente, Microsoft Word no nos permite eliminar los estilos por defecto, aunque sí se puede eliminar los estilos creados por nosotros. Para ello, debemos hacer clic derecho en el estilo que deseemos eliminar en la barra lateral de estilos.

Cómo crear una plantilla en Word

Una de las mejores herramientas de Microsoft Word para ahorrar tiempo es el uso de plantillas. ¿Qué son las plantillas? Un archivo, con una extensión diferente a la habitual,  a partir del cual puedas crear nuevos documentos que tengan su mismo formato.

Si estás familiarizado con las versiones modernas de Word, verás que al crear un Documento nuevo, Microsoft pone a tu disposición incontables plantillas para, por ejemplo, elaborar tu curriculum o escribir una carta de presentación.

Ten en cuenta que, cuando creas una plantilla, no solo se guarda el formato, sino también todos sus contenidos.

Para crear una plantilla en Word, lo único que necesitas hacer es hacer clic en Archivo, Guardar como, y escoger la opción Plantilla de Word (formato .dotx). Una vez has hecho esto, cuando hagas doble clic en la plantilla desde el explorador de Windows, se abrirá automáticamente un documento nuevo con las características de dicha plantilla.

Si lo que quieres es modificar la plantilla, es tan sencillo como hacer clic derecho en el icono de la plantilla y seleccionar Abrir.

Diferencias al maquetar un libro en papel y uno electrónico

No voy a extenderme demasiado, dado que para ti maquetar es un medio para conseguir lo que quieres: publicar tus libros. Sin embargo, si vas a dedicarte a la autoedición es importante que sepas las diferencias más importantes en la maquetación de un libro en papel y uno electrónico. A continuación puede leerlas:

Libro en papel

  • Un libro en papel puede tener encabezados
  • En un libro en papel el tamaño de una página es siempre fijo
  • Un libro en papel debe tener números de página
  • Un libro en papel puede (o no) tener un índice, y puede antes o después del documento.
  • El índice debe incluir siempre el número de página
  • Las notas de pie de página aparecen en la parte inferior de la página
  • Un libro en papel tiene una de las primeras páginas dedicada a la identidad del autor, editorial, ISBN y otra información.

Libro electrónico

  • Un libro electrónico no tendrá encabezados
  • En un libro electrónico el tamaño de una página no es fijo, depende del dispositivo
  • Un libro electrónico no tiene números de página
  • Un libro electrónico debe tener un índice al principio del documento
  • El índice no incluirará números de página, sino un enlace al capítulo en cuestión
  • Las notas a pie de página aparecen al final del documento
  • En una libro electrónico esta información se rellena como "metadatos" y no necesitan ocupar una página.

Cómo crear un índice y numerar las páginas automáticamente

A partir de este apartado, tomarás decisiones distintas según el formato en el que estés trabajando. Si vas a maquetar tú mismo para ambos formatos, te recomiendo que crees dos versiones de tu manuscrito. Como ya hemos visto en el punto anterior, un ebook no tiene los mismos requisitos que un libro en papel.

Cómo crear una tabla de contenidos o índice

Una vez hemos aplicado estilos de Título a los capítulos o partes de nuestro manuscrito, crear un índice resulta muy sencillo. Según el formato al que vaya destinado tu manuscrito (ebook o físico), recuerda que deberán (o no) tener números de página o enlaces.

Para crear una tabla de contenidos en Microsoft Word, haz clic en Referencias en la parte superior, en Tabla de Contenido, y selecciona Tabla de contenido personalizada. Al hacerlo, debería aparecerte esta ventana:

Tabla de contenidos personalizada - Word

Word prevee que podamos utilizar nuestro documento para una página web por lo que esto nos ahorra parte del trabajo. Marca, así pues, la opción de Usar hipervínculos en lugar de números de página.

Otro elemento importante en la configuración del índice es el apartado Mostrar niveles. Dado que los títulos niveles suelen estar estructurados en niveles (Título 1, 2, 3) de forma jerárquica y que es posible que no quieras incluirlos todos en tu Tabla de contenido, es importante regular los niveles de forma adecuada. Si, por ejemplo, tu manuscrito fuese una novela dividida en capítulos, con un nivel sería suficiente. Si tuviese capítulos y partes podría interesarte mostrar dos niveles y no uno.

Una vez hayas terminado de configurarlo, haz clic en aceptar y debería aparecer automáticamente. Recuerda que solo aparecerán los capítulos marcado con los estilos adecuados. Si no se muestra correctamente, compruébalo, realiza las modificaciones pertinentes y haz clic en Referencias en el menú superior y en Actualizar tabla.

Una vez hayas terminado, te recomiendo que añades un Salto de sección justo después de la tabla de contenidos. Esto te ayudará, más adelante, a numerar las páginas de tu manuscrito.

Cómo numerar las páginas automáticamente

Si vas a publicar en papel, es habitual incorporar números de página en el encabezado o en el pie de página. No obstante, no todas las páginas están numeradas. Comprueba el índice, la página con los datos técnicos y la de los agradecimientos de alguna novela que tengas por casa y verás que no aparecen. Como mi objetivo es que tu libro tenga una apariencia profesional, vamos a asegurarnos de que cumpla este requisito.

En lugar de saltos de página, te recomiendo utilizar Salto de sección. Esta opción aparece en el menú de Disposición, Saltos, de Microsoft Word. Una vez hayas escogido Saltos haz clic en Página siguiente impar.

Una vez hayas utilizado un salto de sección para separar tu índice del cuerpo del libro, haz clic en Insertar y Números de página. Escoge la opción que más te interese y, una vez creada la numeración, haz doble clic en el número que aparece en la primera página después del índice. Al hacerlo, se abrirá el menú de Diseño de los números de página. En el apartado Navegación, desmarca Vincular a la anterior. Una vez hayas hecho esto, haz doble clic en el número de página del índice y bórralo. Si has seguido todos los pasos, los números de página del índice y de todas las páginas anteriores deberían haber desaparecido.

Dimensiones de página, márgenes y encabezados

Al igual que en el apartado anterior, tomarás decisiones diferentes según el formato utilizado:

  • Si solo vas a lanzar tu libro en formato digital, sáltate este punto.
  • Si estás maquetando tu novela para publicarla en papel, sigue las instrucciones.
  • Si planeas lanzarlo en ambos formatos, abre la copia del documento destinada al papel y sigue las instrucciones a continuación.

Descargar plantillas

Bubok, una plataforma de autopublicación, dispone de plantillas gratuitas que te pueden ahorrarte bastante trabajo. Personalmente, recomiendo aprender a hacerlo tú mismo, pero son una buena alternativa.

Con nuestro documento de Word abierto, dirígete a la barra superior, haz clic en Disposición, a continuación en Márgenes y finalmente en Márgenes personalizados. Si hemos realizado los pasos de la forma correcta, deberíamos ver la siguiente ventana:

En la pestaña Márgenes vamos a realizar dos modificaciones:

  1. En el menú desplegable junto a Varias páginas vamos a escoger la opción de Márgenes simétricos.
  2. Si hemos escogido la opción correcta, los márgenes izquierdo y derecho habrán cambiado a Interior y Exterior.
  3. Aplicamos los siguientes márgenes.
    •  
    • Superior: 20mm
    • Inferior: 28mm
    • Interior: 20mm
    • Exterior: 28mm

En la pestaña Papel vamos a escoger A5 en Tamaño de papel. Si este no aparece, escoge tamaño personalizado y aplicamos Ancho 14,8cm y Alto 21cm (otro formato bastante habitual es el de 15×23).

En la pestaña Diseño, no es necesario realizar grandes cambios, aunque algunas opciones pueden resultar interesantes:

    •  En el apartado de Encabezado y pie de página, es posible marcar la opción Pares e impares diferentes. Esto nos permitiría, por ejemplo, tener en las páginas pares el título de nuestro libro de encabezado, y en las impares el autor.
    •  Si tu documento tiene encabezados y pies activos, haz clic en Desde el borde y aplica 1,5 cm al encabezado y 2cm al pie de página.
    • Mantén la alineación vertical como Superior.

Como añadir notas a pie de página

Si has llegado a este apartado frotándote las manos y pensando en cómo vas a demostrarle a todos lo mucho que has investigado para escribir esa novela histórica que llevas planeando desde hace meses, voy a darte un consejo. Ves olvidándote de ello.

La prosa de ficción (cuentos, novelas, relatos…) no deben, por norma general, usar notas de pie de página. Una novela no es una tesis, y este tipo de anotaciones, que interrumpen la lectura, son algo que deberías evitar. La triste realidad, constatada por muchos escritores más veteranos que yo, es que uno solo incluye una pequeña parte de su trabajo en el manuscrito final.

Si pese a todo, quieres ignorar mi recomendación sigue leyendo. En caso contrario, sáltate este punto.

Añadir una nota a pie de página

Después de haber abierto nuestro documento de Word y haber seleccionado el lugar donde queremos que aparezca la marca (normalmente número) que indica la presencia de una nota a pie de página debemos ir a Referencias en el menú superior de Word y hacer clic en Insertar nota al pie (o en Insertar nota al final si quieres que las notas se agrupen al final del manuscrito).

Si haces clic en el icono que aparece a la derecha de «Notas al pie» en la parte inferior de esta caja, se te abrirá un desplegable que te permite configurarlas de forma más exhaustiva. Es interesante mencionar que es posible modificar el formato de número y si queremos tener una numeración única para todo el documento, o una independendiente por cada sección de nuestro manuscrito.

Ten en cuenta que al maquetar un libro electrónico, las notas no van en el pie de cada página, sino al final del libro. En este tipo de formato, no obstante, los enlaces internos te permiten desplazarte rápido entre el texto y las notas.

Cómo diseñar una portada (si quieres autopublicar)

A la hora de diseñar una portada, al igual que en otros apartados, es importante saber si vas a publicar en papel, en digital, o en ambos formatos. Sea cual sea la opción que has escogido, existen diversos servicios para tu libro en venta al público, siendo destacable el de Amazon (Kindle), Lulu y Bubok, aunque existen muchos otros.

La opción más recomendable (salvo que seas un hacha con Photoshop e Ilustrator), es recurrir a un profesional para que se encargue de crear tu portada, sobre todo si planeas publicar en papel. En Instagram o Devianart puedes encontrar artistas y encargarles una ilustración; en caso contrario, existen plataformas como Pinterest o Flickr donde puedes buscar imágenes sin copyright o que tengan una licencia Creative Commons, que te permita utilizarlo para tu portada sin necesidad de remunerar a su autor. Dado que vas a darle un uso comercial a esa imagen, es de vital importancia que te asegures que no estás incumpliendo las leyes de propiedad intelectual, para evitar posibles consecuencias legales si el autor de la imagen descubre la infracción.

En caso de que decidas crear una portada tú mismo y no tengas conocimientos de Photoshop, recomiendo que utilices la plataforma Canva. Esta aplicación de diseño gráfico es muy sencilla, puede usarse desde tu navegador y dispone, además, de una guía paso a paso para elaborar tu portada.

En caso de que decidas realizar una portada para formato físico tú mismo, es importante que hables previamente con tu imprenta, dado que las dimensiones de la portada, contraportada y del lomo van a ser diferentes según el tipo de papel que utilice la imprenta. Algunos servicios de impresión como Bubok y Amazon tienen a tu disposición plantillas según el tipo de papel (cuartilla, DIN-A4…) que quieras utilizar, y pueden calcular el grosor del lomo si introduces el número de páginas de tu manuscrito. Poseer esta medidas antes de empezar a diseñar la portada es imprescindible. 

Diseñador de portadas

Amazon y Bubok disponen de un diseñador de portadas que, pese a tener funcionalidades limitadas, pueden serte de gran utilidad si no posees conocimientos de diseño gráfico.

Ten en cuenta que el grosor de tu libro variará según el tipo de papel, por lo que las medidas que recibas en una imprenta pueden variar en otra. Por ello te recomendamos que escojas un servicio o negocio de imprenta antes de afrontar este paso.

Preparar un manuscrito para imprenta

Si vas a autopublicar pero no quieres pagar un número elevado de copias en papel por adelantado y tus conocimientos de maquetación y diseño gráfico son reducidos, recomiendo que optes por una plataforma como Bubok para obtener dichas copias.

Editoriales de autoedición como Círculo Rojo ofrecen de un servicio integral (corrección, maquetación, imprenta, diseño de portada…) pero se rentabilizan con mayores tiradas y requieren un pago inicial de varios cientos de euros.

Estas plataformas, en cambio, utilizan un sistema de impresión bajo demanda, por lo que puedes pedir que impriman el número exacto de copias que tú quieras. Por supuesto, cuentan con que tú maquetes el libro y crees la portada, pero disponen de herramientas y tutoriales para que te resulte más sencillo. Los requisitos técnicos que exigen tampoco son tan altos como los de una imprenta tradicional.

Si optas por utilizar estas plataformas, te recomiendo que antes de hacer ningún pedido grande pidas un único volumen como muestra para asegurarte de que la maquetación no tiene fallos. Mejor eso que llevarte la sorpresa después de haber desembolsado varios cientos de euros.

Cómo exportar a PDF en Microsoft Word

Salvo que tengas instalada la versión de pago de Adobe Acrobat Reader y la extensión que te permite convertir automáticamente a PDF, la mejor forma de hacerlo es haciendo clic en Archivo, Guardar como

Hecho esto, haz clic en Tipo, y busca en el desplegable la opción PDF. Si tiene imágenes haz clic en Herramientas y en Compresión de imágenes.

En caso de que tu libro tenga fotografías a todo color escoge la opción de HD de 330ppp (píxeles por pulgada) para una máxima nitidez. La opción de 200ppp es suficiente, si quieres buena calidad pero que el archivo pese menos. La calidad necesaria es menor en las imágenes en blanco y negro que en color, y en digital que en papel.

Te habrás dado cuenta de que no he hablado sobre la inclusión de imágenes en tu documento. Como Word no es un programa de maquetación tiene ciertas limitaciones.

Una de ellas, es que no permite los cortes a sangre, necesarios para un libro con imágenes a página completa. Si quieres saber qué es y por qué es tan importante, te recomiendo este enlace del blog de Printateca.

En caso de que estés creando un libro ilustrado Bubok , aplicará el corte a sangre por ti si sigues los pasos que explican en su web.

Prepara tu libro digital o eBook con Sigil

Si lo que buscas es publicar tu libro en formato digital, lo que tienes que hacer a continuación es hacer clic en Guardar como… y en tipo de archivo, escoger Página web filtrada. Una vez hayas hecho esto, te recomiendo visitar mi entrada sobre cómo maquetar un eBook con Sigil.

En esta entrada, aprenderás a pulir unos últimos detalles que darán a tu eBook una apariencia profesional. También te explicaré qué hacer para asegurarte de que el libro no tiene ningún error y te informaré brevemente de las principales tiendas donde puedes subir tu libro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mostrar botones
Ocultar botones

suscríbete y

publica tu ebook

utilizando herramientas gratuitas.

Responsable del fichero: Raúl Alcantarilla Chivato
Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales.
La Legitimación: es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos están alojados en la plataforma de email marketing MailChimp cuyo titular es The Rocket Science Group LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a info@comoescribirjuvenil.com o ante la Autoridad de Control. Más información en Política de privacidad.